El papel de la sacerdotisa fue tan fuertemente reprimido por la sociedad occidental que la actividad de la mujer en la religión estructurada terminó por desaparecer por completo; lo que sí consiguió perdurar de un modo “clandestino” fue la posición de la adivina o bruja, que se convirtió en el último vínculo con las primitivas religiones matriarcales.

 

Una mujer que toma conciencia de sus ciclos y energías aprende a percibir un nivel de vida que va más allá de lo visible; mantiene un vínculo intuitivo con las fuerzas de la vida, el nacimiento y la muerte, y siente la divinidad dentro de la tierra y de sí misma.

 

A partir de este conocimiento la mujer se relaciona no sólo con lo visible y terrenal, sino con los aspectos invisibles y espirituales de su existencia.

La curación, la magia, la profecía, la enseñanza, la inspiración y la supervivencia provinieron de su capacidad de sentir ambos mundos, de viajar entre los dos y de llevar sus experiencias de uno a otro.

 

La sociedad continúa “desconectada” no sólo de los poderes de lo femenino y de la inspiración y la empatía que facilitan el crecimiento y la comprensión, sino también de la necesidad de eliminar el miedo a la muerte y de la unidad conformada por la mente, el cuerpo, la creación y lo divino.

 

Por estos motivos es hora de re-encontrar el poder que toda mujer lleva dentro, consciente o inconscientemente, para borrar memorias dolorosas del pasado y lograr un futuro en plenitud recorriendo un presente con sabiduría.

 

La Reina Isis (de los mil nombres que tenía, así la llamaban sus sacerdotisas en el Antiguo Egipto); era el modelo de madre, representa la belleza interna y el despertar de nuestra espiritualidad.

Simboliza el retorno a la vida y la regeneración.

Ella engendró a Horus con los restos embalsamados de Osiris, dando así luz al Sol y creando vida de allí donde había sólo muerte.

 

Arquetipo de la sabiduría y de la verdad, tanto en el cielo como en la tierra, su imagen alada representa la liberación que se obtiene a partir del contacto con la divinidad; y este es el objetivo de realizar una conexión profunda con Ella.

No pierdas la oportunidad de conectarte con Ella; luego de ese encuentro tu vida ya no será la misma.  

 Por qué conectar con la Reina Isis  ?.